«Para esto os envió al mundo entero: para que deis testimonio de Él». 

El Evangelio vivido en pobreza, humildad y fraternidad es para nosotros «Regla y vida» (San Francisco, Regla bulada, I, 1), nuestra primera misión. Todos los hermanos participamos, por nuestra consagración religiosa, de la misión de la Iglesia con una vida orante, pobre, abnegada, alegre y fraterna, que, en cuanto tal, es ya evangelización. En especial, intentamos que toda nuestra misión refleje los ideales de la fraternidad y la minoridad, propios de nuestro carisma. Como Frailes Menores Conventuales queremos estar siempre dispuestos a servir a la Iglesia en sus diferentes apostolados y necesidades, asumiendo con alegría las tareas más humildes.

Los frailes de la Provincia de España llevamos a cabo la misión de anunciar a Cristo a través del testimonio de vida y una intensa actividad pastoral, educativa y caritativa.