03/04/2023

Gestos que cambian la vida

03/04/2023

Gestos que cambian la vida

Escucha

Del Evangelio de Lucas 23, 26

Mientras lo conducían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron la cruz, para que la llevase detrás de Jesús.

Reza

Simón era un agricultor que venía de trabajar en el campo y se encontró, sin quererlo, con una situación desagradable: un grupo de soldados romanos que conducían a tres condenados a muerte hasta el lugar de su suerte, fuera de la ciudad. Sin esperarlo, le obligaron a llevar la cruz de uno de ellos, la de Jesús, no movidos por la compasión, sino por temor a que se les muriese en el camino. Simón se resiste, pero la imposición  es tajante. Tuvo que aceptar a la fuerza. Sin embargo, podemos imaginar cómo, al contacto con Jesús, va cambiando la actitud de su corazón y termina compartiendo la situación de aquel ajusticiado desconocido que, en silencio, lleva un peso superior a sus fuerzas. No sabemos otra cosa de este hombre compasivo que prestó sus hombros para aliviar los de Jesús; pero sabemos que dos hijos suyos, Alejandro y Rufo, fueron cristianos, y es muy probable que fuera gracias a él, al contarles aquella muerte de la que fue obligado testigo.

Jesús, tú te sentiste aliviado gracias a la ayuda del cirineo. ¡Qué importante es para nosotros descubrir lo que pasa a nuestro alrededor y tomar conciencia de aquellos que nos necesitan! Muy cerca de nosotros también hay gente caída que nos interpela con su sufrimiento y necesita de nuestra ayuda. Aunque nos cueste, ayúdanos a vencer esa resistencia. Es posible que en el rostro de esa persona caída, triste, sola, rechazada... me estés esperando tú. Eso fue lo que vivió san Francisco ante el leproso. Cuando fue capaz de vencer la repugnancia y acercarse a él, para besarlo y hacerse su “cirineo”, algo empezó a cambiar en lo más profundo de su corazón y también en su mirada. Y ya nada fue igual para él...

Vive

Toma conciencia de aquellos que te necesitan y vence tu resistencia para ayudarlos. Comprométete especialmente con aquellos que son marginados y rechazados.

Contempla