21/12/2022

¡Qué bien que viniste!

21/12/2022

¡Qué bien que viniste!

Del Evangelio de Lucas (1, 39-45). Adaptación:

María se puso en camino hacia la casa de su prima Isabel, que estaba en la montaña en una ciudad de Judá. Al llegar, en lo más alto de la montaña, llamó a la puerta y, Zacarías le abrió. Cuando, Isabel, que estaba embarazada, oyó a su prima María, el bebé salto de alegría en la tripita y le dijo: “¡Feliz tú, María y feliz el hijo de Dios! ¡Alégrate porque estás serena, has abierto tu corazón y sabes escuchar!”.

Isabel estaba en su casa y se había sentado a descansar un poquito. Era muy mayor y el bebé que tenía en su tripita le hacía estar cada día más cansada.

Cuando llamó María a su puerta, Isabel se llenó de alegría y el bebé saltó en su tripita.

A nosotros nos pasa lo mismo cuando alguien que nos quiere viene a vernos a casa o vamos nosotros a visitarle. Y nuestro corazón parece que explota de alegría y de ilusión y nos lo pasamos tan bien como las chicas que están en la imagen.

Hoy, Jesús, quiero gritar y darte gracias porque eres grande y bueno.

Estoy feliz porque me quieres,

porque cada día me miras

 y te fijas en mí, que soy pequeñito,

como te fijaste en María. Amén.

Canción:  Dios me ama

Hoy estoy muy alegre y regalo mi alegría a los demás.