07/12/2022

¡Ven y descansa!

07/12/2022

¡Ven y descansa!

Del Evangelio de Mateo (11, 28-30):

En aquel tiempo, Jesús tomó la palabra y dijo: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas».

¡Ven! ¡Venid! Son palabras familiares en el Evangelio. Aunque por naturaleza tendemos a alejarnos de ti y a escondernos de su presencia, sin embargo, tú, Señor, nos invitas continuamente a acercarnos a ti.

Señor Jesus, muchas personas llevan cargas muy pesadas: pérdidas, enfermedades, depresiones, tristezas…En estos casos, o quizás mejor, sobre todo en estos casos, nunca faltas a tu palabra y no te cansas de repetirnos tu invitación amorosa: ¡Ven, amigo!, yo te haré descansar.

¡Qué pasada, Señor! ¡Qué bueno y qué grande eres! Jesús, me encanta que, después de 2000 años, no te canses de nosotros y sigas cuidándonos, curándonos, llevando nuestra cargas.

Tú conoces nuestra vidas mejor que nadie. Tú conoces nuestros problemas y nuestras heridas. Y siempre insistes en tendernos de nuevo la mano.

¡Gracias, Señor, por dejarnos un hueco junto a tu corazón!

¡Te quiero, Jesús!

También yo puedo ayudar a otros a llevar su cruz. Voy a estar atento para ver quién me necesita.

Contempla