05/12/2022

Hablando de milagros…

05/12/2022

Hablando de milagros…

Del Evangelio de Lucas (5, 17-26):

Un día, estaba Jesús enseñando. En esto, llegaron unos hombres que traían en una camilla a un hombre paralítico y trataban de introducirlo y colocarlo delante de él. No encontrando por dónde introducirlo a causa de toda la gente que allí había, subieron a la azotea, lo descolgaron con la camilla a través de las tejas, y lo pusieron en medio, delante de Jesús. Y Jesús le dijo: “Levántate y echa a andar” Y así fue y se marchó a su casa dando gloria a Dios.

El asombro se apoderó de todos y daban gloria a Dios. Y decían: «Hoy hemos visto maravillas».

Querido Jesús, ¡qué pasaje tan bonito me regalas hoy! Hay tantas cosas en las que me podría fijar... Pero quizá una de todas destaca entre las demás: la curación del paralítico.

Pero, a lo mejor, a mí me ocurre como al fotógrafo de la imagen de hoy. Se ha fijado en la belleza de una sencilla flor. Pero, por estar fijándose en eso, está perdiéndose la belleza aún mayor de todo el paisaje. Tendría que levantar la vista y contemplar la grandeza de la Creación de Dios.

Los milagros son signos, también, de grandiosidad que pueden hacer que me quede en el signo sin ser capaz de dar el siguiente paso y mirar hacia lo importante. Y es que tus milagros son, ante todo, signos de la Salvación que nos regalas, son signos claros de que has venido a este mundo a salvarnos, a todos y a cada uno de nosotros, también a mí.

Jesús, amigo y maestro, gracias porque tú eres mi Salvador.

Amén.

Voy a ser consciente y a admirar el milagro de la creación, de todo lo que nos ha regalado Dios para que lo disfrutemos y lo cuidemos entre todos.

Contempla