02/12/2022

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

02/12/2022

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Del Evangelio de Mateo (9, 27-31):

En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando: «Ten compasión de nosotros y cúranos».

Jesús les dijo: « ¿Creéis que puedo hacerlo?».

Contestaron llenos de fe: «Sí, Señor».

Entonces les tocó los ojos y se les abrieron y quedaron curados.

Jesús les dijo: « ¡No se lo digáis a nadie!».

Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca.

¿Qué sueles hacer cuando deseas algo?

A menudo queremos alguna cosa. Casi siempre, en realidad, aunque sea algo de ropa, algún juego nuevo...

Las personas nos motivamos por las cosas que queremos a cada momento, como si fueran nuestro motor, la gasolina que nos impulsa.

Igual les ocurre a los ciegos del evangelio. A pesar de las dificultades, de no estar seguros si van a conseguir algo, siguen a Jesús en busca de aquello que más desean: ser capaces de ver. Y cuando lo hacen, su vida ya no vuelve a ser igual. Después de tanto tiempo esperando tener ese encuentro, se sienten incapaces de no gritar a los cuatro vientos que han recuperado la vista. Porque es Cristo quien se la ha devuelto. Es Él ahora quien guía su camino.

Pídele a Jesús hoy que te ayude a desear con más fuerza recuperar la vista a lo importante, a tus seres queridos y a Dios.

Así sea.

Hoy voy a mirar a los demás con los ojos de Dios, como hijos suyos, como hermanos míos.

Contempla