28/11/2022

Elegir significa renunciar

28/11/2022

Elegir significa renunciar

Del Evangelio de Mateo (8, 5-11):

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole:

«Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho».

Le contestó:

«Voy yo a curarlo».

Pero el centurión le replicó:

«Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; a mi criado: "Haz esto", y lo hace».

Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían:

«En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos».

El centurión era un oficial del ejército de los romanos, que, como sabemos, gobernaban en Israel durante los tiempos de Jesús. Los romanos tenían otras creencias y no mantenían una relación muy cercana con el pueblo judío.  Entonces, ¿cómo se le ocurrió al centurión acercarse a este judío para pedirle ayuda? 

Algo vería en Jesús que le hizo exponerse ante todos, vencer su vergüenza y poder curar a un conocido suyo. Eligió acercarse a un nazareno y confiar ciegamente en él para salvar a su criado. 

Por otro lado, tenemos la decisión de Jesús, que no duda ni un instante en hacer lo que el centurión le pide; un centurión que representaba a aquellos que oprimían y gobernaban a su pueblo. Jesús no hace una lista de “pros y contras” para tomar la decisión, no pone en una balanza lo que gana y lo que pierde con ella. Él decide hacer el bien, independientemente de sus consecuencias. Seguramente no fue una decisión muy popular; seguramente su acción causó críticas y desagrado a todos los judíos que le escuchaban. Jesús renunció a la “buena fama” dentro de su pueblo para elegir el bien. 

Jesús, ayúdame a vencer mis miedos y mis perezas para acercarme a Ti y conocerte mejor. 

Ayúdame en mis decisiones: que siempre busque el bien a pesar de la vergüenza, de las críticas, las malas caras o el enfado de los demás. 

Jesús, ayúdame a renunciar a todo lo que no importa para elegir la vida; para elegirte a Ti. Amén.

Buscar la oportunidad de hacer algo bueno por alguien sin pensar en lo que los demás puedan decir.

Contempla