PUBLICADO EL 15 noviembre, 2022

Convivencia Lifeteen

Este fin de semana, un grupo de 40 jóvenes de entre 12 y 18 años del grupo de Lifeteen, hemos ido a la convivencia realizada en Los Molinos, propuesta por los frailes franciscanos y catequistas de nuestra parroquia.
Han sido tres días vividos con mucha emoción en los que hemos tratado, por medio de talleres, actividades y diálogos, el tema de la oración.
Nos dividimos según nuestra edad y recibimos distintas catequesis que explicaban la importancia de rezar y los distintos tipos de oración. En cada catequesis hacíamos un rato de silencio en el que reflexionábamos sobre lo hablado, o una dinámica según el tema, como la de dar las gracias a una persona de modo anónimo o pedir por los demás. Para mí lo mejor es que todo lo que vemos y hacemos es aplicable a nuestra vida y a nuestro día a día.
¿Por qué ir este fin de semana a una convivencia en lugar de a una fiesta o a cualquier otro sitio? Yo lo tengo claro, han sido unos días divertidos y de mucho que aprender; he podido pasar un gran finde con mis amigos compartiendo la fe y viviendo momentos de unión gracias al Señor. Me gustaría resaltar la Adoración, fue un momento muy especial en el que pudimos ir poniendo a los pies de Jesús nuestras dudas, pecados y ofrendas. Realmente fue un momento muy emocionante y que al terminar mostró la unión que hay entre nosotros.
Además, esta experiencia no está hecha sólo para aquellas personas que ya creen, sino para todas, porque realmente te muestra el significado de ser cristiano, de la vida, el amor, la amistad, etc., desde la acción más sencilla, como puede ser recoger la cocina entre todos mientras bromeamos, nos reímos y cantamos canciones, hasta compartir ratos y conversaciones o celebrar la Eucaristía donde Jesús se muestra ante nosotros.
Sin duda, invito a todos los jóvenes, porque puede ser un punto de inflexión que haga nuestra vida mucho mejor.


Rocío Sobreviela Camacho