11 abril, 2022

Dar sin esperar

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Cfr. Lc 23,26.

Jesús iba caminando hacia un monte llamado Gólgota. Cargaba con una gran cruz de madera. Un señor, llamado Simón de Cirene, que volvía del campo, le cargaron con la cruz de Jesús para que la llevase.

3. Reza

Jesús:

En tu peor momento, cuando apenas te quedaban fuerzas para caminar porque tenías que cargar una enorme cruz, alguien te ayudó. Era un hombre que volvía de trabajar en el campo, y se llamaba Simón de Cirene. No se le ocurrió a él sino que le mandaron que lo hiciera. Y, obedeciendo, allí fue para aliviar tu carga.

¡Qué bonito es, Señor, hacer cosas buenas por los otros! El Cireneo me recuerda la importancia de ayudar a los demás cuando me necesitan. 

Señor, quiero aprender a estar disponible para los demás como el Cireneo, y ayudarles cuando me necesiten.

Así sea.

4. Compromiso

Hoy voy a ayudar a alguien que me necesite.