3 abril, 2022

¡Qué sorpresa!

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Isaías 43, 16-21

Esto dice el Señor: «No recordéis lo de antaño, no penséis en lo antiguo; mirad que realizo algo nuevo; ya está brotando, ¿no lo notáis? Abriré un camino en el desierto y corrientes en la estepa para apagar la sed del pueblo que he elegido para proclamar mi alabanza».

3. Reza

Señor Jesús, hazme desapropiado hasta tal punto que todo de ti lo espere, que viva abierto a la sorpresa de tu presencia y tu palabra cause en mí asombro y desconcierto. Que no me contente con lo que hay ni con lo que toca: que sea capaz de no pensar en lo de antaño ni en lo antiguo y que me crea que solo en ti es posible renacer a lo nuevo.

Señor Jesús, hazme valiente para en medio del desierto buscar y descubrir las corrientes que de ti emanan y que apagan mi sed de sentido, de felicidad y de vida plena. Que no me contente con beber de cualquier vendedor de agua barata, que ni aplaca la sed ni me deja satisfecho.

Señor Jesús, hazme artista, haz que proclame tu alabanza con mis palabras, con mi canto, con mis gestos y, sobre todo, con mis actitudes y acciones. Que no me contente con decir que soy y qué soy, sino que sea capaz de dejar que seas Tú el que pronuncies mi nombre y me envíes a ser lo que quieres que yo sea. 

Señor, que yo quiera lo que Tú quieres. 

Así sea.

4. Compromiso

No voy a ser conformista y voy a buscar la forma de que las cosas sean mejor.