2 abril, 2022

Quiero verte

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Jeremías 11, 18-20

Yo, como cordero manso, llevado al matadero, no sabía los planes homicidas que contra mí planeaban. Pero tú, Señor de los ejércitos, juzgas rectamente, pruebas las entrañas y el corazón; que yo vea tu salvación, porque a ti he encomendado mi causa.

3. Reza

Jeremías nos habla de la traición, conspiraciones y amenazas de muerte que caían sobre él. Pero ¿cómo es posible? Si él era inocente, si no había hecho nada, ¿por qué le estaba pasando todo esto a él? Quizás a ti te ha pasado alguna vez lo mismo…

El bautismo no es una “varita mágica” que elimina de nosotros todo sufrimiento. A veces nos quejamos y nos preguntamos enfadados: ¿por qué Dios permite tanta injusticia y tanto dolor?, ¿qué gano con ser cristiano si solo me trae complicaciones?, ¿por qué a tanta gente que no cree le va bien?, ¿gano algo siendo cristiano?

Miremos la imagen de hoy. ¿Sabes qué es? Es una fragua donde el metal valioso va siendo acrisolado, se está purificando al fuego. Es una imagen presente en la Biblia para hablar de cómo Dios va sacando la mejor versión de nosotros. Con lo que nos pasa en la vida, Él nos acrisola. No nos hace sufrir por sufrir, nos acrisola. Por eso, confiemos en el Señor. Unamos esta confianza a una palabra muy poco usada hoy: “ofrecer”. Ofrecer significa confiar algo valioso, ponerlo en las manos del Señor para que Él lo transforme y le dé un valor que nosotros no vemos. Para Él tiene mucho valor que le ofrezcamos lo que nos pesa; Él puede convertirlo en un metal precioso.

Señor Jesús, quiero confiar en las dificultades como Tú mismo lo hiciste. Señor Jesús, cuando las adversidades sean muchas, ayúdame a recordar que soy tu hijo amado. Señor Jesús, que te invoque en  los momentos de peligro. Señor Jesús, enséñame a dejarme acrisolar por las manos del Padre. Señor Jesús, enséñame a ofrecer mi sufrimiento por la Iglesia, los enfermos, mi familia y amigos… 

Amén.

4. Compromiso

Cuando algo me cueste, me acordaré de Jesús y le pediré ayuda para afrontarlo.