1 abril, 2022

Hijos de Dios

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Sabiduría 2, 1a. 12-22

Se dijeron los malvados, razonando equivocadamente: «Si es el justo hijo de Dios, lo auxiliará y lo librará del poder de sus enemigos; lo someteremos a la prueba de la mentira y la tortura, para comprobar su fidelidad y apreciar su paciencia; lo condenaremos a muerte infame, pues dice que hay quien se ocupa de él».

3. Reza

Todos conocemos en mayor o menor medida el significado de la fidelidad, pero solo somos conscientes de su verdadera dimensión cuando nos hacemos la siguiente pregunta: ¿hasta dónde estoy dispuesto a llevar mi fidelidad? ¿Qué precio tiene mi fidelidad a mis valores, a mi equipo, a mi pareja, a mi familia o amigos? 

Ser fiel significa permanecer al lado del prójimo en la mayor de las dificultades, disfrutar conjuntamente de las alegrías del otro, abrirse al perdón constante y la aceptación de las virtudes y defectos propios y de los demás. 

Dios ha sido fiel a nosotros desde el principio de los tiempos, Él ha caminado con su pueblo a lo largo de la historia, nos ha enviado a su Hijo, y nos sigue acompañando en el presente a través de su Espíritu. 

Jesús nos mostró su fidelidad a Dios en su camino de entrega extrema superando todas las barreras, incluso las de la muerte. Él ya ha sido fiel con nosotros. ¿Y yo? ¿Le soy fiel? ¿Hasta dónde estoy dispuesto a mostrar mi fidelidad a Cristo?

Jesús, ayúdame a mantenerme fuerte como el hierro en mis decisiones. Que sea firme en mis relaciones: atento, detallista, dispuesto y servicial. 

Jesús, concédeme la gracia de avanzar por el camino de la fidelidad. 

Te lo pido a ti, que fuiste fiel al Padre hasta el final: ¡sostén, con tu gracia, mi fidelidad!

Amén.

4. Compromiso

Hoy voy a ser fiel mis amigos, a mis padres y a la gente que me quiere.