30 marzo, 2022

Contigo

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Cfr.Isaías 49, 8-15

Yo pensaba: “Me ha abandonado el Señor, mi Dios me ha olvidado”.

Entonces, Dios me respondió: “¿Puede una madre olvidar a su hijo? Pues, igual que ella, yo no te olvidaré.”

3. Reza

Señor, te doy las gracias por estar siempre ahí cuando lo necesito.

A veces no te escucho. Me dejo llevar por lo urgente y me olvido de lo importante. Utilizo todas mis energías para ir tachando cosas de mi lista. 

Sin embargo, cuando voy corriendo de un lado a otro, siempre encuentras la manera de tocar mi corazón. Ya sea a través de una persona, de la belleza del mundo que has creado o de mis propios pensamientos, cuando busco para ver si sigues ahí, veo que no te has ido.

Señor, Haz que mis ojos vean que siempre estás a mi lado, aunque esté a mil cosas.

Porque sé que no me abandonas. Sé que siempre estás a mi lado. 

Gracias por estar siempre está pendiente de mí 

Amén.

4. Compromiso

Igual que Dios está pendiente de mi, yo también voy a estar hoy pendiente de los demás. Por si me necesitan.