28 marzo, 2022

Tu alegría

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Isaías 65, 17-21

Así dice el Señor: «Mirad: voy a llenar a Jerusalén de alegría, y a su pueblo de gozo; Jerusalén será mi alegría y me gozaré con mi pueblo, y ya no se oirán en ella gemidos ni llantos».

3. Reza

Padre bueno, vivimos tiempos recios, tiempos en los que es complicado vivir con alegría, tiempos en los que nos cuesta sonreír y apenas vemos la sonrisa de los otros. Llénanos Tú de alegría. Sé Tú el motivo de nuestra alegría. Haz que nuestras palabras y nuestros gestos sean signos evidentes de verdadera alegría.

Padre bueno, haz que nuestra alegría no sea comprada, que no sea de la que dura apenas un instante y no deja poso en nosotros ni en los otros. Haz que nuestra alegría sea gozosa, que nos transforme por dentro, que nos ayude a vivir tu evangelio de otro modo y nos convierta en testigos apasionados del Evangelio.

Padre bueno, alégrate con nosotros. Acompaña nuestra jornada, y que cada encuentro, cada tarea, cada misión, cada rostro y cada acontecimiento sean motivo para que nosotros llevemos tu alegría, esa que nos hace disfrutar con hondura de la vida, esa que nos mantiene unidos, esa que anima, que aúpa y que hace que todos puedan ser la mejor versión de sí mismos.

Padre bueno, danos esa alegría que solo procede de sabernos salvados por ti. Que al compartirla sembremos la jornada de motivos de vida y esperanza para todos. 

Así sea.

4. Compromiso

Hoy voy a esforzarme por transmitir alegría a los que están conmigo.