27 marzo, 2022

¡Gracias!

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Josué 5, 9a. 10-12.

El Señor dijo a Josué: «Hoy os he sacado de la esclavitud de Egipto». Los israelitas acamparon y celebraron allí la Pascua al atardecer del día catorce del mes, en la estepa de Jericó.

3. Reza

Padre bueno, en la lectura de hoy nos recuerdas la importancia de hacer memoria agradecida.

En el texto recuerdas a los israelitas cómo los libraste de la esclavitud en Egipto, y ellos, agradecidos, lo celebraron. Señor, ¡nos hace tanto bien dedicar tiempo para recordar y celebrar todo lo que hemos recibido de ti!

Dicen que recordar no es solo traer a la memoria cosas del pasado, como si fuéramos meros espectadores volviendo a ver una película que ya hemos visto antes. Recordar es algo más profundo: es volver a pasar por el corazón los momentos vividos y, en cierto modo, volver a vivirlos.

Me doy cuenta de que vivo en una sociedad en la que no da tiempo a pararse y, mucho menos, a hacer memoria. Sin embargo, la memoria es muy importante. Esto lo vio muy claro san Ignacio, un santo español que dio gran importancia a hacer memoria agradecida «de tanto bien recibido». Y esto no lo hacía porque pensase que cualquier tiempo pasado era mejor o porque quisiera evadirse del presente. ¡Todo lo contrario! Él vio claro que solo desde esa memoria agradecida podía brotar la fuerza necesaria para «en todo amar y servir». Y es que, solo cuando nos damos cuenta de todo el bien que nos regalas gratuitamente, podemos ser capaces de entregarnos a los demás sin esperar nada a cambio. Así que ¡vaya si es importante la memoria! 

Gracias, Señor, por ayudarme hoy a recordar (y nunca mejor dicho) la importancia de hacer memoria agradecida.

Amén.

4. Compromiso

Hoy también voy a practicar el agradecimiento con los demás. Voy a dar las gracias más de lo que a menudo lo hago.