20 marzo, 2022

Dios es bueno

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Éxodo 3, 1-8a. 13-15

El Señor dijo a Moisés: «He visto la opresión de mi pueblo en Egipto y he oído sus quejas contra los opresores; conozco sus sufrimientos. Voy a bajar a librarlos de los egipcios, a sacarlos de esta tierra, para llevarlos a una tierra fértil y espaciosa, tierra que mana leche y miel».

3. Reza

Señor Jesús, ¡qué bien se vive cuando uno no ve ni escucha lo que no quiere ver ni escuchar! ¡Qué cómodos estamos cuando los gritos de los otros no los escuchamos porque vamos por la vida absortos en lo nuestro, ensordecidos por nuestras músicas y nuestras historias! ¡Qué lejos estamos de nuestro compromiso bautismal cuando el sufrimiento de los demás se convierte para nosotros en un elemento más del decorado de la vida, del que podemos prescindir o, sencillamente, ser indiferentes!

Señor Jesús, pero Tú sí ves la opresión de nuestros hermanos, conoces bien sus sufrimientos: enfermedades, soledad, exclusión, hambre, violencia, desigualdad, paro, falta de oportunidades, tristeza…, y te comprometes a velar por ellos y a llevarlos a una tierra fértil y espaciosa donde ya no haya lugar para la maldad, ni el sufrimiento, ni el dolor. Y eso quieres que hagamos también nosotros: que seamos tierra que mana leche y miel, capaces de acoger y sanar. Capaces de amar como Tú nos amas.

Señor Jesús, hoy te pedimos que estemos atentos a todo cuanto acontece, que veamos y oigamos el grito de quien necesita nuestra presencia, nuestra solidaridad y nuestro compromiso. Que no seamos creyentes de manual sino hombres y mujeres fiados de ti y en ti comprometidos por tu causa.

Así sea.

4. Compromiso

Hoy voy a estar más pendiente del sufrimiento y las necesidades de los que tengo cerca para poder ayudarles.