14 marzo, 2022

Me equivoco

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

cfr.Daniel 9, 4b-10

Daniel rezó así al Señor: “Señor, nos alejamos de Ti y no hacemos aquello que Tú deseas. Nos sentimos avergonzados por ello. Pero Tú eres siempre compasivo y bueno aunque a veces nos alejemos un poco de Ti”

3. Reza

«Yo es que soy así». Seguro que has dicho u oído esa frase más de una vez.

No nos gusta oir hablar sobre nuestros defectos y casi siempre nos defendemos por ello.

Pero Jesús te dice otra cosa: Reconoce tus faltas. Acepta tus errores.

Tenemos que ser capaces de reconocer las cosas que hacemos mal.

Intenta pensar en eso que siempre te dicen que haces mal (cabezota, egoísta, borde…) y, en lugar de enfadarte, trata de pensar en qué ocasiones has podido actuar de ese modo. Ahora plantéate pedir perdón de corazón e intenta no volver a hacerlo.

Todos cometemos faltas y los que reconocen su error se acercan a Jesús. Como hizo Daniel en el texto que acabamos de escuchar, ¿te atreves tú a pedir perdón a Dios?

Señor, ayúdanos a no ser orgullosos y a reconocer cuando nos equivocamos. Te damos las gracias por ofrecernos tu amor cuando reconocemos nuestras faltas y por perdonar las cosas que hago mal. Gracias por amarme tal y como soy.

Amén.

4. Compromiso

Hoy voy a ser humilde y reconocer mis errores. Y si tengo que pedir perdón, lo haré.