13 marzo, 2022

Aprende a esperar

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Génesis 15, 5-12. 17-18

Abrán dijo al Señor: «¿Qué me vas a dar si soy estéril y no me has dado hijos?».

Entonces, Dios sacó afuera a Abrán y le dijo: «Mira al cielo, y cuenta las estrellas, si puedes contarlas. Así será tu descendencia».

3. Reza

Rapidez, inmediatez, prontitud…, palabras que hoy definen nuestra manera de vivir y de pensar. Todo lo queremos en un “ya”. La espera no está de moda. Hasta las grandes empresas de distribución lo saben. Estamos dispuestos a pagar más con tal de no esperar. Hemos olvidado que todo lo que merece la pena necesita tiempo y requiere paciencia.

Abrahán sí supo de paciencia. Tú, Señor, le prometiste una descendencia e ilusionado se puso en camino tal como le pediste. Pero el tiempo pasaba, el niño no llegaba y se quejó ante ti. Tú eras el único que podía escuchar su dolor y cambiar su suerte.

Le sacaste fuera de la tienda y le diste una señal: en medio del desierto un cielo tachonado de estrellas. No sabemos si Abrahán las contó o no. Lo que sabemos es que abrumado de su inmensidad y su belleza, de nuevo creyó en ti y en tu Palabra.

No te importó su queja ni ese momento de debilidad en su fe. Contabas con ello, como cuentas con mis momentos de dudas y protestas. Hoy me pides que como Abrahán cuente estrellas, entienda tus señales, te dé el beneficio de la duda, espere con paciencia y me fíe de ti. Así lo hizo Abrahán y vio cumplida tu promesa. Y yo te pido, Señor, que me des un corazón sencillo para entender tus signos y paciente para dejarte actuar en mi vida creyendo que siempre deseas lo mejor para mí.

Amén.

4. Compromiso

Voy a intentar no agobiarme con ese problema que me inquieta. Voy a confiar en Dios y a intentar solucionarlo con serenidad y paciencia.