7 marzo, 2022

Amar al otro

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Levítico 19, 1-2. 11. 17. 18

El Señor dijo: «Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo. No robarás ni defraudarás ni os engañaréis unos a otros. No odiarás de corazón a tu hermano, no serás vengativo ni les guardarás rencor, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo».

3. Reza

“Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. 

Cuántas veces he escuchado esta frase, Señor, con esta fórmula y con otras muchas que me han dicho en casa, en el colegio… Tantas veces se me ha dicho que tengo que amar a los demás, que tengo que cuidarlos y respetarlos. Tú mismo, Jesús, nos has dicho que nos tenemos que amar como Tú nos amas.

Nuestra condición de cristianos por nuestro bautismo nos compromete a esto. No podemos ser cristianos y dejar a un lado a los demás. Hemos sido sumergidos en una vida que nos supone amar. Y tenemos que caer en la cuenta de que  “amar» es un verbo, es una acción e implica nuestra voluntad. 

Te pedimos, Jesús, que nos enseñes a amar como Tú amas, a amar a todas y cada una de las personas que nos regalas.

Te doy gracias, Señor, por tu ejemplo, porque ser cristiano me hace tenerte como referente y acudir a ti. Mirando tu vida, tus acciones, descubro que la mía pasa por amar a los demás, por cumplir la voluntad del Padre en cada paso en el camino. Sé que muchas veces no lo hago, que me elijo a mí mismo en vez de a mi prójimo. Ayúdame, Jesús, a parecerme cada día más a ti.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que renueve cada día mi condición de bautizado para darme cuenta de que derramas tu gracia, que me capacita para crecer en el bien y para crecer en tu deseo de amar a los demás como camino de santidad. 

Así sea.

4. Compromiso

Voy a pensar en alguien que tengo cerca y del que normalmente no me preocupo y voy a tener algún gesto de amor por él o por ella.