4 marzo, 2022

Ayu… ¿qué?

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Isaías 58, 1-9a

Este es el ayuno que quiere el Señor: soltar las cadenas injustas, liberar a los oprimidos, partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, cubrir a quien ves desnudo y no desentenderte de los tuyos. Si lo haces entonces se curarán tus heridas, clamarás al Señor y te responderá; pedirás ayuda y te dirá: «Aquí estoy».

3. Reza

Padre bueno, necesitamos más que nunca que nos digas: “Aquí estoy”. Cada año por estas fechas, al iniciar la Cuaresma, nos recuerdas que el mejor ayuno es humanizar, practicar la justicia, estar del lado de los más vulnerables, ser apoyo para los que buscan consuelo y liberación para los que necesitan o buscan libertad. 

Porque si nuestro ayuno no nos hace desvivirnos un poco más por los demás, si nuestro ayuno no hace nuestro corazón más grande, si nuestro ayuno no nos acerca más a ti, si nuestro ayuno no consigue que otros sacien su hambre y su sed, ¿qué sentido tiene? Nos gustaría practicar el ayuno que Tú propones.

Padre bueno, gracias un año más por recordarnos que el ayuno que Tú quieres no va de dietas y planes gastronómicos, sino de amar más y amar mejor, de servir más y servir mejor de dar vida, más y mejor.

Padre bueno, necesitamos saberte a nuestro lado, necesitamos que seas Tú el que des sentido a nuestro bautismo y valentía en nuestro modo de testimoniarte.

Hoy te pedimos que nos detengamos ante tu Palabra y la hagas vida en nosotros. Que no nos desentendamos de los otros, sino que estén en el centro de nuestra vida, acción y oración.

Así sea.

4. Compromiso

Mi ayuno de hoy va a ser de criticar y hablar mal de otros.