22 diciembre, 2021

Sin condiciones

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Samuel (1Sm 1, 24-28)

Ana subió con el pequeño Samuel al templo del Señor. Al llegar, presentó el niño al sacerdote, diciendo:

—«Señor, yo soy la mujer que estuvo aquí junto a ti, rezando al Señor. Este niño es lo que yo pedía; el Señor me ha concedido mi petición. Por eso se lo cedo al Señor de por vida, para que sea suyo».

Después se postraron ante el Señor.

3. Reza

Señor Jesús, me doy cuenta de que muchas veces, y en el mejor de los casos, te ofrezco sólo lo que me sobra. Primero va siempre lo mío, mis cosas, mis intereses y si sobra te entrego algo de mi tiempo, de mi dinero y de mis cosas. 

Por eso, hoy me he quedado sorprendido al escuchar que Ana presentó en el templo no lo que le sobraba o lo que no le hacía falta sino que, al contrario, te presentó lo que más quería, aquello que había anhelado durante tantos años, su propio hijo. Señor, menuda lección de gratuidad me ha dado esta mujer a mí que soy experto en cálculos raquíticos y controladores. Su confianza me ha delatado y he quedado abochornado.  

Señor Jesús, aprendiendo de Ana, que fue y te ofreció lo que más quería, hoy quiero ofrecerte, sin condiciones, lo que soy, lo que tengo, lo que sé y lo que hago.  Que nunca olvide que amas a los que dan con alegría y que el ciento por uno es el premio para los que ponen en ti toda su confianza. 

Señor Jesús, haz que no olvide ningún día reservar un espacio en la jornada para estar contigo y dirigirte mi oración. Háblame, muéstrame qué quieres de mí, pídeme… sabes que haré todo lo que pueda. Aquí me tienes, Jesús, postrado ante ti, para que en mí se cumpla tu voluntad: quiero lo que Tú quieras. 

Señor Jesús, que mi oración tenga siempre sitio para el agradecimiento, que sienta tu Gracia y en ella me reconozca agraciado y agradecido por tanto bien recibido. Señor, quiero ser tuyo de por vida. Aquí me tienes. Hágase. Amén.

4. Vive

Le digo a Dios que le quiero tener presente a lo largo del día y que de vez en cuando me acordaré de él y le daré las gracias por todo lo bueno que me da.