18 diciembre, 2021

Un antes y un después

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Jeremías (Jr 23,5-8)

Así dice el Señor: «Mirad que llegan días en que suscitaré a David un vástago legítimo: reinará como rey prudente, hará justicia y derecho en la tierra. En sus días se salvará Judá, Israel habitará seguro. Y lo llamarán con este nombre: «El-Señor-nuestra-justicia»».

3. Reza

Hace un tiempo, una famosa cadena de televisión y algún gobierno nacional, propusieron sustituir las usuales siglas AC y DC que evocan el antes de Cristo y el después de Cristo con un genérico “era común”. 

Justo dentro de una semana, los cristianos y muchos hombres de bien en todo el mundo celebraremos tu nacimiento, Jesús. Un acontecimiento que, sin duda, ha marcado un antes y un después en el curso del tiempo y de la historia, aunque la corrección política, que está muy de moda hoy, quiera hacernos creer lo contrario. Tú has querido entrar en nuestro mundo “como rey humilde y prudente”, para hacer justicia a los oprimidos, para defender a los que nadie defiende o a los que no cuentan, para que aprendamos a amar de verdad, a perdonar sin resentimiento, a vivir como hermanos, etc. ¡Claro que hay un antes y un después de Ti! Y por eso, Jesús, un año más, queremos pedirte que vengas, que reines en nuestros corazones, en nuestras casas y familias, en nuestro colegio, en nuestro lugar de trabajo, en nuestro mundo.  

Jesús, tú vienes para salvarnos de una vida sin sentido a la que nos conduce el pecado, para enseñarnos a vivir en verdad, para guiarnos por tus caminos de justicia y santidad: ¡Señor, te esperamos!

Jesús, tú vienes para que nadie se sienta solo, despreciable o prescindible: ¡Señor, te esperamos!

Jesús, tú vienes para iluminar los ojos de los que están en la oscuridad del egoísmo, de la autosuficiencia, de la violencia, del mal en sus múltiples formas: ¡Señor, te esperamos!

4. Vive

Piensa en algo que no te gusta de tu forma de ser. Pídele a Dios que te ayude a cambiarlo. Piensa en algo que te hace sufrir. Pídele a Dios que te ayude a superarlo.