2 diciembre, 2021

La roca perpetua

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Isaías (cf. Is 26,1-6)

Confiad siempre en el Señor, porque el Señor siempre está con nosotros, nos quiere y nos cuida en todo momento.

3. Reza

Señor, Tú eres la Roca firme donde puedo construir mi vida, donde puedo apoyarme en los momentos de dificultad, donde puedo subirme para ver más lejos y hacia donde debo caminar. 

¡Qué bien lo entendió tu Madre, María! Ella sí que confió en Dios. ¡Y mira que lo tuvo difícil! Tu madre dijo sí a Dios, dijo sí a tu nacimiento y aquello pudo costarle la vida, pero se puso en manos del Dios que le pidió permiso para entrar en su vida y en la historia y Él nunca la dejó sola. Tu Madre dijo sí siempre y confió.

Señor, hoy quiero pedirte que me ayudes a reconocer todo lo bueno que has puesto en mí , pero también que me ayudes a reconocer lo que no sé hacer, lo que no puedo ser, lo que me cuesta, reconocer mis límites no me resulta fácil. 

Señor, que siempre te tenga presente en mi vida.

Señor, dame un corazón sencillo y humilde capaz de confiar en Ti. Un corazón como el de María y José. Amén.

4. Vive

Hoy voy a intentar ver y reconocer mis fallos, que seguro que son muchos, y te voy a pedir que me ayudes a mejorar.