30 noviembre, 2021

Una esperanza sin límites

Share on print

1. Contempla

click en la imagen

2. Escucha

Isaías (cf. Is 11,1-10)

Este es el sueño de Dios: 

Llegará un día en el que el lobo y el cordero vivirán juntos; la pantera y el cabrito se tumbarán al lado uno del otro: el novillo y el león comerán juntos; el oso y la vaca pacerán en el mismo lugar; un niño les cuidará y ninguno le hará daño.

3. Reza

En el Adviento, vivimos esta esperanza, queremos que se haga realidad el sueño de Dios. 

Ese niño del que nos habla el profeta Isaías es Jesús, el hijo de Dios, el que puede hacer posible lo que a nosotros nos parece imposible.

Quizás hay muchas cosas que en mi vida tendrían que cambiar ¿Soy consciente de ello? ¿Cuáles? ¿Soy capaz de pensar en una?

Tú Jesús, que te hiciste pequeño en Belén y con tu nacimiento hiciste posible lo imposible ayúdame a dar pasos en aquello que en mi vida debe cambiar.

Tú Jesús, que viniste para cumplir el sueño de Dios, aumenta nuestra esperanza. Amén.

4. Vive

Voy a pensar en alguien que conozca que esté enfermo o pasando por algún problema grave y voy  a rezar por él o ella y le pediré a Dios que le ayude a no perder la esperanza.