Hoy es un día triste para los cristianos. Es el primer día que amanece sin Él. El Sábado Santo es un día de recogimiento, de silencio; y, sin embargo, vivimos rodeados de ruido. Por eso, el compromiso de hoy consiste en experimentar el desconcierto, la soledad, el silencio de los seguidores de Jesús que se encerraron asustados en sus casas. 

Durante el día de hoy, os invitamos a no publicar nada en redes sociales, a guardar silencio en Facebook, Twitter o Instagram, a experimentar una adaptación a la soledad que sufrieron los apóstoles tras la muerte de Jesús.