¡Aleluya! ¡Jesús ha resucitado!

Señor Jesús, hoy estoy muy contento. Hoy todo el mundo también está alegre y feliz porque Tú has vencido a la muerte. ¡Tú has resucitado!

Hoy vengo ante ti a celebrar que eres la luz que nos ilumina y nos guía hacia la vida. Que tu luz me ilumine allí donde esté, con mi familia, con mis amigos, en mi cole y en todas partes. 

Tú eres la semilla de amor que Dios ha sembrado. Hoy germinas y creces para amarnos y darnos felicidad.

Jesús, llena nuestros corazones con tu luz y tu amor para celebrar juntos la fiesta de la vida nueva, la alegría de vivir para siempre.

Hoy grito fuerte: ¡Aleluya! ¡Te amo Jesús! Hoy vengo ante ti a celebrar contigo tu triunfo en la lucha contra la muerte. Tú ganaste. ¡Jesús, eres nuestro campeón! Tú venciste a la muerte para que nosotros tengamos vida.