Tú y yo - Nico Montero

Más verdad que el horizonte 

traza línea sobre el mar,

más hermoso que los sueños 

que se hacen realidad,

más inmenso que los cielos, 

más profundo que un volcán,

tan sencillo y tan claro, 

tan noble y tan puro

que hasta quiero gritar: 

Tú vives en mí. 

Es tan fuerte como el viento, 

tan brillante como el sol,

más certero que la muerte, 

más sencillo que una flor,

más ardiente que unos besos, 

más sincero que mi voz,

tan sencillo y tan claro, 

tan noble y tan puro

que hasta quiero gritar: 

Tú vives en mí.

Más verdad que el horizonte 

traza línea sobre el mar,

Tú vives en mí.

Reflexión

Una canción de amor, ¿qué otra cosa podríamos cantarte? Jesús nos deja un vacío enorme. Una pena terrible nos inunda: Jesús ha muerto en la cruz. Y, aunque ya sabemos que resucitará al tercer día, nos preguntamos: ¿cómo pudimos ser capaces de matar al Hijo de Dios? 

La tristeza, la desesperanza, el egoísmo y la oscuridad existen en nuestra vida. Nos peleamos incluso con los que más nos quieren, rechazamos el compromiso, muchas veces no queremos esforzarnos más, lo tenemos todo pero somos infelices, en ocasiones no pedimos perdón, no damos las gracias, no escuchamos ni ayudamos a quienes lo necesitan, no vemos más allá de nosotros mismos… 

Pero hay algo nuevo en cada uno de nosotros. Jesús se ha «instalado» en nuestro corazón. Y eso nos hace muy especiales: nuestra vida tiene sentido.