Hoy es Sábado Santo. Hoy no hay nada, solo silencio. Pero estás tú, María. 

Tú eres Madre del Silencio, modelo de espera y Madre de la Esperanza.

María, ayúdame a hacer silencio de palabrotas y lléname de expresiones que limpien mi corazón.

María, ayúdame a hacer silencio de mis juicios a los demás y lléname de perdón.

María, ayúdame a hacer silencio de mis enfados y lléname de paciencia.

María, ayúdame a hacer silencio de mis quejas y lléname de compasión.

María, ayúdame a hacer silencio de mis preocupaciones y lléname de tu confianza.

María, quiero parecerme cada día más a ti y que Jesús viva en mi corazón.